El Grupo ha incluido la investigación sobre cómo componentes específicos del humo del cigarrillo se pueden reducir o eliminar de manera selectiva, y el desarrollo de productos innovadores incluyendo reemplazos para el tabaco.

Los beneficios de reducir elementos del humo necesitan trabajo y entendimiento adicional. Las entidades reguladoras, incluyendo la Organización Mundial de la Salud, están considerando cuáles de los componentes del humo son los más importantes y cómo se deben medir.     

Continuamos explorando activamente maneras de reducir componentes específicos del humo, mientras monitoreamos razonamientos científicos y reguladores, y buscamos involucrarnos de forma constructiva para establecer nuevos estándares de medida.

Exposición: Medir la exposición al humo y sus componentes es un paso importante hacia el desarrollo de productos de menos riesgos. Otro es entender cómo la exposición reducida puede disminuir el daño en el cuerpo humano. Estamos investigando posibles nuevas pruebas que puedan predecir una disminución del daño en el cuerpo humano, pruebas que podrían evaluar si una exposición reducida puede resultar en reducciones reales del daño. Estos métodos de prueba siguen evolucionando y estamos trabajando para involucrar a científicos externos y autoridades de salud pública para discutirlos, con miras a establecer su potencial.

Financiación de investigación externa: El Grupo financia la investigación independiente por medio del Institute for Science and Health (Instituto para la Ciencia y la Salud) y una fundación de investigación científica sin ánimo de lucro, en marcadores biológicos en el cuerpo humano para la exposición y el daño, la toxicidad de los componentes del humo de tabaco y la reducción del daño del tabaco. 

Productos con menos alquitrán: Históricamente, las principales modificaciones a los cigarrillos que han probado ser aceptables para los consumidores, las autoridades gubernamentales y de salud han sido la reducción de los contenidos de alquitrán, de acuerdo con la medida de un método de máquina estandarizado, lo cual incluyó la introducción de cigarrillos con filtro.

Se encontró que una forma más práctica y simple para reducir las entregas de los componentes individuales del humo, sería disminuir los contenidos del humo en general, con máquinas que midan esto de manera estandarizada. Por lo tanto, el trabajo se enfocó en el uso de filtros, ventilación y otras características de diseño para reducir el alquitrán.       

En productos con menos alquitrán ha existido una reducción general en los niveles de la mayoría de los componentes que preocupan a las entidades gubernamentales y de salud, de acuerdo con la medida de las pruebas de máquinas estandarizadas. Sin embargo, muchas entidades de salud pública no continúan apoyando la teoría que indica que disminuir las entregas de alquitrán en cigarrillos, de alguna manera disminuye el riesgo de fumar. Informes recientes de la Organización Mundial de la Salud y el US National Cancer Institute (Instituto Nacional de Cáncer de los Estados Unidos) concluyen que fumar cigarrillos con entregas más bajas de alquitrán no reduce los riesgos.
 
Mientras que continúa la hipótesis de que el reducir la exposición debe reducir el riesgo, actualmente se están haciendo preguntas en cuanto a si cigarrillos que contengan menos alquitrán, de acuerdo con la medida de máquinas, en realidad resulta en una exposición reducida cuando está en manos de los fumadores.              

Los científicos del Grupo han estado desarrollando una técnica de análisis de filtro que se cree puede ayudar a medir los niveles que los fumadores inhalan a través del filtro en condiciones de fumado día a día.


Última actualización: 01/30/2020 01:53:43 PM GMT